España

Demuestra tú amor por el Mantrailing con nuestro merchandising.

Las piezas de masticación son porciones de carne y tejidos de animales deshidratados, ofreciendo diversas texturas según el tiempo de deshidratación. Las variantes «tiernas» son deshidratadas durante menos tiempo, lo que resulta en una fecha de consumo más corta que las estándar. Los productos tiernos de masticación son tejidos más frescos y vivos.

Es crucial almacenar las piezas de masticación en envases herméticos de vidrio y mantenerlas en la nevera o en un entorno fresco y seco. La temperatura puede acelerar el deterioro de los tejidos tiernos, y los recipientes mal sellados pueden atraer insectos no deseados.

Es fundamental supervisar a los perros mientras mastican para evitar accidentes. Si es posible y no causa conflicto, podemos ayudarles sosteniendo el masticable.

Enriquezcamos la experiencia de nuestros perros variando el tipo de piezas de masticación: diferentes proteínas, texturas, y sabores. Es importante adaptar las piezas a la experiencia, edad, tamaño y preferencias de nuestro perro.

El tiempo máximo para que un perro termine una pieza de masticación debe ser de aproximadamente 30 minutos para evitar la frustración. Si el perro no termina la pieza o la esconde, podría no ser la adecuada o no ser el momento apropiado para dársela. Nunca hay que retirar un masticable salvo que sea por seguridad.

La masticación demasiado dura puede generar frustración y aumentar la ansiedad en lugar de reducirla. Es esencial tener cuidado con los huesos de animales grandes, ya que pueden causar fisuras en los dientes de los perros.

Carrito de compra

Información importante sobre la masticación.

Las piezas de masticación son partes de carne y/u otros tejidos de diferentes animales, deshidratadas durante más o menos tiempo, dependiendo de la textura final deseada.

La masticación catalogada como "tierna", implica de forma automática, que los productos han sido deshidratados durante menos tiempo, por lo que su fecha optima máxima de consumo es más corta que la de la masticación estándar. Los productos tiernos, son tejidos más "vivos".

Te recomendamos que conserves la masticación en envases de vidrio herméticos y en nevera o en un lugar especialmente fresco y seco. La temperatura degrada los tejidos tiernos más rápidamente y los envases que no cierran bien atraen diferentes tipos de insectos.